En los reglamentos gubernamentales, no hay cabida para invasores

Por: Omar Dzul Tuz.

 

Cd. Del Carmen, Campeche, 25 septiembre 2019-. Por varias décadas en Ciudad del Carmen algunos dueños de terrenos y viviendas fueron presas de las invasiones por personas que provenían de otros estados o incluso de colonias en la ciudad, sin embargo, en la actualidad nadie tiene la facultad de “adueñarse” de terrenos municipales, estatales o federales, además, nadie está por encima de la ley y se podría aplicar sanciones en contra de los responsables hasta con cárcel, expresó Antonio Gómez Saucedo, Diputado del Partido del Trabajo.

  

  El político, reconoció que en los últimos años o meses se observa que quienes tratan de apoderarse de predios presuntamente sin dueños, son personas de otros estados que llegan a la isla en busca del -sueño petrolero-, pero luego de unos meses de no tener trabajo y no poder pagar su renta, es como buscan la forma de adueñarse de terrenos que por mala costumbre de algunos ciudadanos, no los bardean y eso propicia a ese tipo de anomalías.

  

  -Es lamentable que algunos lleguen con una mentalidad de adueñarse de los predios de carmelitas. Es de reconocer que existen colonias que no están regularizadas, sin embargo, las autoridades locales les ofrecen los servicios básicos y no debe de ser, porque primero están quienes pagan sus impuestos y eso ocasiona que habitantes de esos lugares –exijan- a la comuna carmelita, cuando que no tienen documentos oficiales-, resaltó.

  

  Continuó al decir que es precisamente eso, evitar que los terrenos municipales, estatales y federales, se utilicen para fomentar predios irregulares escudándose que necesitan una vivienda para sus familias, además, hay instancias a donde se pueden acercar y dialogar con los funcionarios de cómo se puede adquirir un patrimonio familiar, solo deben de presentarse y no esperar a que los induzcan a cometer ese tipo de actos, porque pueden ir a la cárcel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.