22 septiembre 2020

JSN3 REALIZARÁ UNA SERIE DE ACTIVIDADES EN EL MARCO DE LA SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA A DESARROLLARSE DEL 1 AL 7 DE AGOSTO 2018.

A través de una serie de talleres dirigidos a mujeres embarazadas y puérperas, capacitación a maestras en estancias infantiles y acciones de sensibilización a informativas, se desarrollará del 1 al 7 de agosto la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2018, así lo informó la Jefe del Departamento de Salud Reproductiva de la Jurisdicción Sanitaria No. 3, Elsa Zarate Munive.

A partir del 1 de agosto, la UNICEF celebra en todo el mundo la 23° edición de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, con el fin de concientizar a la población de los múltiples beneficios y ventajas que supone para el bebé alimentarse exclusivamente con la leche de su mamá.

La lactancia materna resulta ser la mejor forma de alimentar a niños y niñas en las primeras etapas de su vida, incluidos los prematuros, gemelos y niños enfermos, salvo rarísimas excepciones y no tiene sustituto, y se debería prolongar al menor durante todo el primer año y más allá de dicha edad si lo desean tanto la madre como el niño.

Desde el punto de vista psicológico, favorece el establecimiento del vínculo afectivo madre/hijo y el contacto piel con piel propiciando por el amamantamiento, proporciona al niño (a), sentimientos de seguridad y calor.

La leche humana estimula la maduración del sistema inmune y confiere protección contra infecciones. Cuando la lactancia materna alcanza una cobertura del 90 % en el grupo de niños menores de seis meses, se puede evitar hasta un 63 % de las muertes infantiles.

La lactancia materna es recomendada en los primeros seis meses de vida de manera exclusiva y complementaria hasta los dos años de edad. A pesar de los múltiples beneficios psicológicos, económicos y en materia de salud que ofrece la lactancia materna, hay una disminución importante de esta, principalmente por enfermedad o por uso de medicamentos por parte de la madre, muchas veces de forma infundada.

Es aconsejable que en cuanto se detecte alguna dificultad en la lactancia materna, el pediatra o la enfermera vean como mama el niño, mucho de los fracasos ce la lactancia son consecuencia de una técnica incorrecta.

 

LA OMS recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. Posteriormente deben incluirse alimentos sólidos como puré de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años y más. La lactancia debe comenzar en la primera hora de vida; el amamantamiento debe hacerse a “demanda”, siempre que el niño lo pida de día y de noche; deben evitarse los biberones y chupetes.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna 2018 se centrará, por lo tanto, en la lactancia materna, como la base para una buena salud, para toda la vida, para bebés y mamás. La lactancia previene el hambre y la malnutrición en todas sus formas y asegura la seguridad alimentaria para bebés, incluso en momentos de crisis.

Sin que suponga un costo familiar extra, la lactancia es una manera económica de alimentar a los bebés y favorecer la reducción de la pobreza, pues la nutrición, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza son fundamentales para conseguir los objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Los objetivos previstos en el marco de esta semana, se centran en la relación de la lactancia materna con la nutrición, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza y para ello se realizarán una serie de actividades encaminadas a la difusión, promoción y concientización sobre la importancia de aplicar esta medida alimenticia.

Durante esta semana, en los centros de salud y hospitales se estarán realizando talleres con mujeres embarazadas y puérperas para una lactancia exitosa donde se impartirán técnicas de amamantamientos, sus ventajas y sus beneficios, en todas las unidades médicas.

Se llevarán a cabo acciones se sensibilización a la población sobre la importancia que para la salud del bebé y de la madre representa la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del infante; así también se realizarán capacitaciones a maestras de estancias infantiles y a parteras tradicionales y el desarrollo de pláticas demostrativas sobre preparación de papillas para una adecuada alimentación complementaria, dirigida a gestantes y madres de niños menores a 24 meses.

Zárate Munive concluyó, que mediante todas estas acciones crearemos más conciencia sobre la importancia del amamantamiento de los menores de seis meses, generando así infantes más sanos y con mejores condiciones de desarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.