Llega el primer triunfo de los Olmecas frente a Piratas de Campeche.

Racimo de cinco carreras en la primer entrada y de tres en la segunda le da al club tabasqueño una holgada victoria sobre los Piratas para igualar la serie; Willie Rodríguez conecta jonrón de dos carrera para coronar rally tempranero.

Los bates de los Olmecas explotaron para fabricar par de ataques letales de cinco y tres carreras con las que se enfilaron a su primer triunfo en el torneo de primavera de la temporada 2018 de la Liga Mexicana de Béisbol, al superar la noche de este miércoles por 9-4 a los Piratas de Campeche ante una gran entrada en el “Centenario”.
Ante el abridor Francisco Campos, los Olmecas iniciaron el bombardeo de un total de 13 imparables, que condujeron al equipo de casa a su primer triunfo de la naciente campaña, al fabricarle siete grandes carreras al veterano lanzador que solo se mantuvo por espacio de 1.1 de labor monticular con siete carreras.
Los Olmecas buscarán apuntarse este jueves su primera serie de la campaña cuando Francisco Rodríguez se suba al montículo y se enfrente a Rolando Valdez en el tercero de la serie a la 5 pm.
A diferencia de los cuatro primeros partidos de este año, esta vez el pitcheo no lució tanto para dar paso a un partido en el que hubo 22 hits y 13 carreras, para diversión de la fanaticada que asistió al Centenario 27 de Febrero de la ciudad de Villahermosa.

Los Olmecas le faltaron el respeto a uno de los grandes del montículo, leyenda viviente quien ocupa el cuarto lugar en la historia de la LMB entre los pítchers con más ponches con 2,125, quien esta vez no pudo sumar uno solo y dejó en un elevado 40.50 su porcentaje de carreras limpias para su primer revés del año.

A Campos le siguieron Mario González, quien en cuatro entradas aceptó una carrera; Marco Mendivil, a quien le hicieron otra anotación; Alexis Portillo, con otra rayita en contra, y cerró Francisco Haro.
Alejandro Astorga, abridor por los Olmecas, había logrado colgar cuatro ceros, pero en la parte alta de la quinta entrada le conectaron cuatro imparables consecutivos, le anotaron una carrera y puso la casa llena de bucaneros. Salió del partido sin decisión. El mánager Alfonso “Houston” Jiménez llamó en su lugar a Alejandro Barraza, quien en dos entradas se apuntó la victoria.

También lanzaron por los Olmecas Adrián Garza, dos entradas, y Francisco Gil que bajo la cortina en la novena para la esperada victoria Olmeca.
Las primeras cinco carreras de los Olmecas cayeron en la primera entrada, cuando el cubano Yordany Linares recibió base por bolas; le siguió Carlos Peñuelas con hit; el antillano Ronnier Mustelier entregó el primer out, pero el venezolano Frank Díaz produjo la primera con imparable. El nicaragüense Elmer Reyes impulsó la segunda con elevado de sacrificio y Jesús Rivera envió la tercera a la registradora con sencillo. El puertorriqueño Willie Rodríguez puso la cereza en el pastel con cuadrangular por todo el izquierdo bueno para dos carreras.
La fiesta del club tabasqueño siguió en la segunda entrada, con imparables seguidos de Sergio “Venado” García y Linares; Carlos Peñuelas elevó de sacrificio para que anotara García, quien había llegado a tercera en jugada de bateo y corrido. Mustelier pegó doble y Díaz con otro largo elevado permitió a Linares anotar. Reyes impulsó a Mustelier para la octava carrera de los Olmecas con sencillo.

La novena carrera del equipo local cayó en el sexto episodio, cuando después de dos outs, Carlos Peñuelas se embasó con doblete y anotó con sencillo de Mustelier.
Los Piratas anotaron una carrera en la cuarta entrada con elevado de sacrificio de Alberto Querales; y tres más en la quinta después de que Jovan Rosa, Henry Rodríguez y Olmo Rosario llenaron las bases con hits consecutivos; imparable de Paul León produjo una; Jesús Vega impulsó la segunda con rola, al igual que Olmo Rosario.
Para fortuna de los Olmecas el cubano Yordany Linares pudo jugar en este segundo partido, a pesar de sufrir de un problema de periostitis debido a cansancio que de no atenderse puede derivar en algo peor. Por ello, el toletero será supervisado día a día para cuidar que no se agrave su lesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.